Protector solar

Cuando usas protector solar, mantienes tu piel sana, con un tono uniforme y bonita. Es el paso más importante de la rutina facial, pues ayuda a proteger la piel contra los daños a largo plazo, como arrugas o quemaduras solares, y reduce el riesgo de cáncer de piel.  ¡Recuerda reaplicarlo cada 3 horas! Y quédate tranquilo, las innovadoras fórmulas coreanas hacen que aplicarte SPF sea un placer, ¡y no dejan residuos blanquecinos! Win-win.