¿Qué es el layering? + Ingredientes que NO debes mezclar en tu rutina

¿Qué es el layering? + Ingredientes que NO debes mezclar en tu rutina

El layering es una técnica de belleza coreana que está triunfando entre todas las mujeres, bloggers y celebrities gracias a sus maravillosos resultados en la piel. Sirve para brindarle a tu piel múltiples beneficios y atacar varios problemas al mismo tiempo y lograr resultados que nunca habías visto!

Aunque puede sonar complicado y genera muchas dudas, es realmente sencillo una vez que comprendes lo más importante: Busca ingredientes que tu piel necesite. Hay ciertas reglas y puntos clave…pero no te preocupes porque aquí te explicaremos de forma sencilla cómo convertirte en una experta en K-beauty!

La clave para que resulte efectiva esta técnica (y para no saturar tu piel) es no aplicar más de 10 capas, aunque todo depende de tu tipo de piel, muchas veces basta solo con 3. Por ejemplo, si lo que buscas es un tratamiento intensivo, te recomendamos que tu layering se base en la aplicación de esencias coreanas, sérums y cremas faciales, pues estos tres pasos contienen ingredientes activos que cambiarán por completo tu piel en poco tiempo. Estos pasos, en su mayoría llegan a las tres capas de la piel: la más profunda (hipodermis), la intermedia (dermis) y la superficial (epidermis), por lo que te sugerimos que pidas orientación a una dermatologa(o) o beauty advisor que te pueda guiar con los productos correctos para tu carita. 

Una de las dudas más comunes de esta técnica es cuánto tiempo hay que esperar para aplicar un producto después del otro, y la respuesta es muy simple: puedes hacerlo de inmediato, pero si prefieres esperar, bastaría con 15-30 segundos entre capa y capa. Es una de las maravillas del K-beauty, pues son productos que han sido exclusivamente diseñados para aplicar el Layering sin que te preocupes por falta de efectividad en tu rutina de skincare. 

Tip: Empieza con el producto de textura más ligera!
Siempre es importante tener en cuenta la textura del producto que vas a aplicar. Si hay uno que es más espeso que otro es muy probable que el más ligero no penetre hasta las capas más profundas si lo ponemos antes. Si tienes la piel grasa y con tendencia acneica puede que estés pensando que esta técnica no es para ti, y aunque en principio no tiene por qué agravar el problema de estas pieles, siempre y cuando se utilicen los ingredientes y pasos adecuados al tipo de piel, siempre recomendamos consultarlo con un médico especialista. 

Orden de aplicación correcta para hacer layering:

  1. Limpiador facial / Jabón
  2. Tóner
  3. Esencia
  4. Sérum
  5. Contorno de ojos
  6. Crema hidratante
  7. Protector solar

Beauty addict, siempre tienes que tener en cuenta que hay ingredientes que no debes de usar juntos, ¡presta mucha atención! ¿es posible que estuviéramos mezclando ingredientes de forma incorrecta? Échale un ojo a tus productos e investiga sus ingredientes. Si estás utilizando estas combinaciones en una misma rutina puede que tu piel no esté muy contenta con ello. Toma nota de los ingredientes cosméticos que nunca deberíamos mezclar:

Retinol + AHA

Mezclar el retinol (también conocido como vitamina A) y los ácidos AHA es un riesgo para todo tipo de pieles, especialmente las más delicadas. El poder exfoliante de ambos componentes, juntos, puede terminar por ser demasiado agresivo.

Vitamina C + ácidos

No entres en pánico. Puedes usarlos juntos, pero si lo haces tienes que saber que juntarlos minimiza el efecto de ambas partes. Funciona así: los productos con vitamina C están formulados para actuar en su mayor efectividad en un pH de 3. Si introducimos otro producto en nuestra rutina que contenga algún otro tipo de ácido (AHA y BHA básicamente, pero también hialurónico), terminará por alterar el pH de la dermis y, en la mayoría de casos, por anular el efecto de la vitamina C. Si quieres sacar lo mejor de las dos partes, utilízalos en distintos momentos del día. Por ejemplo, rutina de día y noche!

Vitamina C + niacinamida

Esta combinación podría irritar tu piel, aunque su naturaleza no sea sensible, si se cumplen determinadas condiciones. La niacinamida, a un pH bastante ácido (3-4 aprox.), se transforma en ácido nicotínico que es vasodilatador y puede producir enrojecimiento en la piel.

AHA’s + AHA’s

No olvides que un ácido AHA es un exfoliante químico. Combinar dos productos con AHA puede llegar a sobre-exfoliar nuestra piel. Nuestra recomendación es que compruebes que los ácidos AHA le sientan genial a tu piel y, si quieres aumentar el nivel de AHA en tu rutina, busques un producto con un porcentaje mayor de ácido glicólico, láctico, málico o cítrico. Puedes ir subiendo el nivel con precaución y progresivamente. Si quieres utilizar dos productos distintos con AHA como, por ejemplo, un tónico y una esencia, combínalos en distintas rutinas. Utiliza uno de los productos por la mañana y otro por la noche.